Cataratas

El cristalino es la segunda lente transparente del ojo, cuando pierde la transparencia se llama catarata. Tiene 15 ± 3 dioptrías y las estructuras anatómicas son la cápsula anterior, la corteza, el núcleo y la cápsula posterior. Está localizada detrás de la pupila e iris y delante del vítreo. Es un elemento fundamental para la refracción ocular, interviene en el proceso de la acomodación, y con la edad aumenta su espesor por lo que se producen cambios en la refracción. Cuando se opacifica es lo que llamamos catarata.

 

Otras anomalías del cristalino por la posición pueden ser, luxación o subluxación del mismo. Alteraciones en la transparencia, por opacidad de las proteínas del cristalino, en la infancia son las cataratas congénitas, casi siempre debido a las enfermedades virales como la rubeola, transmitida durante el primer trimestre de embarazo.  Pueden presentarse también cataratas tras un traumatismo ocular directo o indirecto, tras uso de ciertos medicamentos como los corticoides, como consecuencia de alteraciones metabólicas como la diabetes, alteraciones por niveles bajos de calcio en sangre, y más frecuentemente la CATARATA SENIL, relacionada siempre con la edad. Es un envejecimiento del cristalino y se manifiesta como pérdida progresiva de la visión. Es imprescindible valorar la situación de la opacidad del cristalino, valorar el estado del fondo de ojo, como la retina, el nervio óptico y la mácula; permeabilidad de las vias lagrimales y determinación de la presión intraocular para evitar riesgos durante y después de la cirugía.

 

 

 

Catarata nuclear senil

 

 

Catarata congénita

 

El tratamiento definitivo será la cirugía. Hoy en día no es necesario esperar a que el cristalino esté opaco completamente o la catarata esté muy madura, como lo aconsejábamos antiguamente. Actualmente nosotros realizamos la facoemulsificación por Ultrasonidos. Método que consiste en la aspiración del cristalino con una incisión de 2,4 mm. de diámetro, extraemos las estructuras opacas del cristalino, bajo anestesia tópica (con gotas), lo que nos permite practicar una incisión muy pequeña que no necesita puntos de sutura, y por la que podemos introducir una lente intraocular monofocal o multifocal en sustitución de ese cristalino afectado o catarata. Todo esto se traduce en una pronta recuperación tanto ocular como visual. La operación de la catarata la realizamos con carácter ambulatorio, no debe ingresar en la clínica y sin tener que llevar luego unas gafas correctoras con altas dioptrías.

En 1.980 empezamos a operar las cataratas con la técnica antigua, o sea se extraía todo el cristalino, ayudado por una pequeña ventosa o un crioextractor. Teníamos que aplicar puntos de sutura sobre la córnea y no sustituíamos las dioptrías(15 ± 3) del cristalino, por una lente intraocular. Todas las dioptrías las poníamos en una gruesa gafa. En 1.985 realizamos la técnica extracapsular, sustituyendo el cristalino cataratoso por una lente intraocular. Aplicábamos puntos de sutura. La visión se recuperaba más rápidamente.

 

Cuando existe opacidad de la cápsula posterior, después de la extracción quirúrgica de la catarata, podemos realizar en nuestro Instituto la capsulotomía posterior o apertura de la cápsula posterior. Este procedimiento lo realizamos con el Yag Láser.